fbpx

DRAGON BALL, EL REY DEL MANGA

Hablar de Dragon Ball, hoy en día, es como llover sobre mojado. Pocos datos nuevos se pueden aportar del manga/anime más mediático de la historia sin caer en la redundancia, así que en este artículo es más que probable que leas información y curiosidades que ya conozcas. Pero oye, el solomillo de buey es un maldito manjar y la mayoría repetiríais sin dudar…


TORIYAMA, EL GENIO EN LA SOMBRA

Es bastante conocido que Akira Toriyama no es muy amante de las apariciones públicas. Tal vez por su carácter tímido, por sufrir algún tipo de fobia social o simplemente porque le ocurre como a un servidor, que cada día que pasa siente más rechazo hacia la raza humana, pero lo que es innegable y sabe todo el mundo es que es un GENIO.

Mangaka, ilustrador, guionista y diseñador de personajes de videojuegos tan míticos e inolvidables como Chrono Trigger o la saga Dragon Quest, ha sido capaz de hacer disfrutar a tres generaciones (y las que quedan…) de las aventuras de un niño enviado a la Tierra justo antes de la destrucción de su planeta natal. Y no, no hablo de Superman, hablo de Son Goku, hablo de Dragon Ball, hablo de la serie de dibujos animados que ha marcado la infancia de, entre los que me incluyo, millones de personas.

Akira Toriyama, creador de Dragon Ball
Toriyama, el padre de la criatura

DRAGON BALL DE LA A A LA Z

Toriyama se basa en la monumental obra de la literatura china que es “Viaje al Oeste” para crear la que sería sin lugar a dudas la gallina de los huevos de oro de Toei Animation, la cual podemos dividir en tres grandes arcos (no confundir con sagas):

La niñez de Goku hasta la adolescencia

La etapa que abarca desde el comienzo de Dragon Ball hasta el final del tercer Torneo de las Artes Marciales, donde la serie es una amalgama perfecta de humor y peleas con momentos tan hilarantes como el maestro Mutenroshi salpicando de sangre al hombre invisible tras verle los pechos a Bulma y tan dramáticos como la muerte de Krilín a manos de un esbirro de Piccolo, o ese impagable paso de Son Goku por la Villa del Pingüino en su lucha contra el General Blue del Ejército de la Cinta Roja.

Maravilla absoluta el ending de Dragon Ball

La saga de los Saiyans y Namek

La llegada de Raditz a la Tierra revelando el origen extraterrestre de Son Goku hasta la destrucción del planeta Namek, donde en mi opinión debería haber terminado la serie con nuestro protagonista salvando al universo de la tiranía de Freezer (toma spoiler) después de una interminable lucha en el anime, con unos niveles de relleno sólo superados por Naruto, que dejaría exhausto al fan más acérrimo.

No es ningún secreto que Toriyama quería terminar su obra en ese punto, pero le presionaron para continuar. No se podía dejar de exprimir esa máquina de generar dinero que era y sigue siendo Dragon Ball.

Si no se te eriza la piel con el mítico Cha-La Head-Head-Cha-La del opening de Dragon Ball Z no eres persona…

Androides, Cell y Majin Buu

El viaje desde el futuro de Trunks con su máquina del tiempo para advertir de la destrucción de la humanidad a manos de los androides como si fuese el mismísimo John Connor. A nivel personal, la etapa de menor calidad a pesar de tener el que para mí es la mejor escena de la serie con ese momento de catarsis de Son Gohan al transformarse en SSJ2.

También debo destacar que vislumbré unos atisbos de vuelta a los orígenes tras la saga de Cell. Esto habría sido un soplo de aire fresco a la serie con un Gohan adolescente en el instituto y un nuevo Torneo de Artes Marciales a la vista. Pero como bien he dicho, no dejó de ser una pincelada que se esfumó con la llegada del enésimo enemigo ultra-poderoso que fue Majin Buu y la repetición de la fórmula “nueva transformación/fusión para derrotar al enemigo de turno”.

¡Son Gohan desatado! Epicidad en estado puro

¿DRAGON BALL SUPER O DIESEL?

Podríamos estar debatiendo horas sobre si Dragon Ball GT es o no es canon (para mí es un spin-off), pero como el tiempo es oro sólo mencionaré que me parece una etapa con algunas buenas ideas muy mal ejecutadas en las que Toriyama apenas participó al inicio del proyecto elaborando los diseños de personajes y poco más.

El que sí es canon guste o no guste es Dragon Ball Súper y aquí es donde algunos de vosotros bajaréis vuestro pulgar cual espectador sediento de sangre en el circo romano pidiendo mi cabeza: NO ME GUSTA DRAGON BALL SÚPER. He leído todo el manga publicado hasta la fecha, más por nostalgia que por calidad, y no me termina de cuajar por ningún sitio.

Con Toriyama al guión y Toyotaro a los lápices, la serie no deja de ser un reciclaje de ideas ya vistas anteriormente como Trunks de nuevo viajando en el tiempo para avisar de una nueva amenaza en su línea temporal, viñetas calcadas (algunos las tildaréis de homenajes) y diseño de personajes poco inspirados como Hit, que parece un primo lejano de Freezer con gabardina o Moro, que absorbe energía como los androides A-19 y A-20 para ir rejuveneciendo hasta convertirse en una especie de transformación final de Cell.

No entro a valorar los nuevos niveles de SSJ con sus nuevos colores de pelo. Uno ya no sabe si está viendo a nuestros personajes favoritos de nuestra niñez pelear o actuar en una audición para formar parte de un grupo de K-Pop… pero reconozco que Goku UI está bastante guapo.


EL FUTURO DE DRAGON BALL

A pesar de todo y dejando de lado mi vena hater hacia esta saga, es de admirar y valorar positivamente que la serie siga en forma después de tantos años gracias a Dragon Ball Súper.

Esta etapa ha sido artífice de que las nuevas generaciones descubran este maravilloso manga/anime y que los viejos rockeros nacidos en los 70 y 80 sigan disfrutando del niño que todos llevamos dentro con las aventuras de unos personajes que siempre estarán vivos en nuestros corazones.

Dragon Ball nunca morirá, y en el caso de que ocurriese, simplemente tendremos que reunir las siete bolas de dragón y resucitarla para que siga dando guerra una vez más.

Banner Dragon Ball Frikimasters
Pincha aquí y sé feliz

Deja un comentario